VPH ¿Hablamos?

Los virus del papiloma humano (VPH) son un grupo de más de 200 virus relacionados. Más de 40 tipos de VPH pueden transmitirse fácilmente por contacto sexual directo, de la piel y de las membranas mucosas de personas infectadas a la piel y a las membraras mucosas de sus parejas. Pueden transmitirse por contato sexual vaginal, anal y oral. Otros tipos de VPH son responsables de verrugas no genitales, las cuales no se transmiten sexualmente. (Instituto Nacional del Cáncer)

La infección por transmisión sexual (ITS) del VPH es la más común. De hecho, casi todos los hombres y mujeres sexualmente activos lo contraen en algún momento de su vida, pero la infección desaparece por si sola.

El problema aparece cuando nuestro sistema inmunológico no es capaz de anular este virus apareciendo verrguas genitales, cáncer de vulva, de pene, ano, etc o cáncer de cuello de útero, que es el más común.

Para descubrir que hay detrás de esta infección lo primero que tenemos que tener claro es que detrás de cualquier enfermedad hay un conflicto emocional buscando ser solucionado. Y ninguna enfermedad es al azar.

Si nos centramos en el por qué de este virus, en qué nos quiere decir, vamos a prestar atención a dos parámetros: tipo de microbio y que parte del cuerpo o sistema está afectada.

En este caso el microbio es un virus y a lo que viene es a aportar nueva información a las células, un nuevo cambio, en este caso a nivel sexual.

Por otro lado, es una enfermedad de transmisión sexual, y cuando afecta al cuello del útero nos está hablando de como vivo mis relaciones sexuales. Aquí el conflicto sería: relaciones sexuales vividas como sucias, frustración a nivel sexual

Pero ¿qué son relaciones sexuales vividas como sucias?

Vivimos una relación sexual como sucia cuando nuestras creencias inconscientes y nuestros valores son opuestos a nuestro comportamiento. Lo difícil aquí es darse cuenta de cuales son estas creencias.

Estas creencias suelen venir por la forma en la que nos han educado a nivel sexual y las tradiciones familiares y sociales.

También se pueden vivir como sucias las relaciones sexuales cuando las mantengo por “obligación” , “porque es lo que debo de hacer” llegando a sentir asco por el sexo. Podría ser que ya no esté bien con mi pareja o que no me apetezca tener sexo y a pesar de ello lo practico entrando así en un conflicto interno: lo que siento es contrario a lo que hago.

Ejemplos de estas creencias serían:

  • No está bien/es pecado mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio
  • Una mujer decente no puede disfrutar del sexo, eso solo lo hacen las prostitutas
  • Si mantengo relaciones sin estar casada/tener pareja soy una prostituta

Está claro que conscientemente no pensamos esto, pero muchas veces estas creencias proceden del transgeneracional y dirigen nuestra vida sin que nos demos cuenta.

Y por supuesto, hay que tener en cuenta la historia personal de cada persona porque lo que afecta emocionalmente a una persona no tiene por qué afectarle otra.

Si aparecieran verrugas a consecuencia de este virus estaríamos en un conflicto de mancha y suciedad. Si afecta a la vagina, pene y ano hablamos de un resentir de no contacto con mi pareja.

En resumen, lo más importante es abrirse a escuchar lo que mi cuerpo y la enfermedad me quieren decir.

Y si quieres descubrir tu conflicto te presentamos nuestro sistema de trabajo a nivel inconsciente y emocional, Método Kíbar

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibirás:

Nuestra Hipnosis Buscando Soluciones para empezar a cambiar desde tu inconsciente.

Información de nuevos artículos, estrategias y audios que te ayudarán a cambiar tu cerebro emocional y cambiar tu vida.

 

¡Gracias por suscribirte! En breve recibirás un correo para confirmar tu suscripción.